lunes, 17 de octubre de 2016

Diferencia entre el Descanso Común y el del Yoga Nidra

Echarse a descansar divagando, mirando una pantalla, leyendo, escuchando música o dormir, constituyen tipos de descanso diferente y de menor eficacia que el que otorga el Yoga Nidra.

¿Por qué? Porque en cualquiera de esos descansos tu mente sigue activa de alguna manera, continúa pensando, comparando, anticipándose, deseando, rechazando, recordando, todo lo cual gasta energía y produce cierto grado de tensión.

En Yoga Nidra se genera un estado especial en que estás tan relajado como si estuvieras durmiendo pero se mantiene un cierto grado de consciencia, el llamado estado hipnagógico. 

En ese estado intermedio entre el sueño y la vigilia el cerebro genera mayor cantidad de ondas alfa, lo cual se traduce en un estado de equilibrio en el consumo de oxígeno de los tejidos del cuerpo. Es un estado de relajación fisiológica. Además se estabilizan los ritmos metabólicos y respiratorio. Con ello disminuye la presión en la carga de trabajo del corazón, es decir, disminuye la tensión cardiovascular.

En la relajación de esta técnica estás consciente (atento, despierto, presente) realizando ciertas actividades específicas con tu mente, eso significa que tu mente no va a estar generando estímulos o excitación como en los sueños, por lo que vas a descansar más que si estuvieras durmiendo. Asimismo, tu mente no va a estar pensando en el pasado ni en el futuro, no vas a estar deseando ni rechazando, por lo cual la mente, el sistema nervioso, el cuerpo, descansan más.

En Yoga Nidra vas a estar llevando tu consciencia (no tu mente) a cada parte de tu cuerpo, con lo cual despejas pránicamente (energéticamente) todo el organismo, ello se traduce en mejor trabajo de las distintas funciones corporales.

En la práctica de Yoga Nidra tu mente se concentra, pero de un modo relajado. Al enfocarse disminuye la cantidad de actividad mental que consume emergería, y por lo tanto genera un descanso más profundo al que obtendrías si tu mente aún está divagando.

En el Yoga Nidra puedes mirar con distancia muchos contenidos mentales, disminuyendo la asociación con emociones perturbadoras y sus síntomas.

En Yoga Nidra te entrenas en la estabilidad ante los opuestos, ello te lleva a permanecer más ecuánime, más sereno, frente a las diversas polaridades de la vida.

En el estado de Yoga Nidra vas muy profundo dentro de ti mismo, acercándote a la fuente de toda paz que puedas experimentar, al origen de toda la energía y vitalidad que puedas disfrutar, a la plenitud de la que surge toda la alegría, la armonía, la inspiración, el amor, la creatividad, la expansión de los que eres capaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario